RSS Registrarse Twitter Facebook
Noticias
15-09-201301:30| Sociedad |   
Pastor Lorenzo Nicolás Klink, sembrador de huellas en la misión evangélica neuquina
Compartió espacios con el obispo Jaime de Nevares y con Felipe Sapag. Propició la creación de AMEN y fue nombrado Vecino Ilustre de la ciudad en noviembre de 2010. Sigue siendo para él una preocupación religiosa seguir los pasos de Jesús.
  Comentá  |   Imprimir  |   Enviar  |  

Por Vicky Chávez

Neuquén > Lorenzo Nicolás Klink nació en la localidad de Tres Arroyos, en la provincia de Buenos Aires, el 28 de octubre de 1929. Es hijo de Mariano, de origen holandés, y de Juana  Visbeek, hija de holandeses. Como tantos otros, los padres de Lorenzo arribaron a nuestro país a fines del siglo XIX. Se establecieron en la colonia holandesa asentada en la provincia de Buenos Aires y les fueron asignados campos para trabajar en Micaela Cascallares, un pueblo cercano a Tres Arroyos. Lorenzo nos narró que “no sabían nada del idioma, debieron aprender todo”.
Mariano y Juana se casaron el 4 de julio de 1917. Tuvieron cinco hijos: Genaro (hoy tiene 94 años), un niño que falleció tempranamente; Elena (85), Lorenzo (84) y Roberto (77).
En la colonia holandesa se practicaba la religión Reformada Holandesa, traída de Europa pero adecuada a la nacional, es decir que la colonia trató de adecuar o acomodar la religión a la Argentina. Como en la colonia no había templo, las ceremonias se realizaban en los hogares en holandés.
La infancia de Lorenzo transcurrió en el barrio porteño de Mataderos, donde cursó sus estudios en la Escuela Nº 21. Siendo joven, Lorenzo debió salir a trabajar. A los 13 años ingresó en la Cámara de Comercio Holandesa, donde permanecería hasta los 20 años, pues fue convocado para realizar el servicio militar obligatorio. Cursó  en la Universidad Popular de la Boca cursos nocturnos en donde aprendió telegrafía, sistema Morse antiguo, entre otros.
 
Su familia
Es en la Iglesia Evangélica en donde conoció a la compañera de toda su vida, Carmen Rosa Mayo, nacida el 3 de diciembre de 1936, hija de inmigrantes españoles.
Su casamiento, realizado en la Iglesia Bautista de Nueva Chicago de Mataderos, fue el 16 de septiembre de 1955, el mismo día en que se puso en marcha la Revolución Libertadora que derrocaba al segundo gobierno del general Juan Domingo Perón. Por este motivo, la fiesta fue restringida y no pudieron salir de Buenos Aires para el programado viaje de luna de miel.
De esa unión nacieron tres hijas: Nidia Rut, Alicia Lidia y Edith Eunice, quienes les dieron siete nietos.
Inmediatamente luego de casados, trabajaron en el lavadero que poseían los padres de Carmen. Antes, Lorenzo había trabajado en la fábrica de jabón Guereño y había realizado estudios de Técnico Constructor en el Instituto Alejandro Volta.
 
“El deseo de servir a Dios”
Lorenzo nos contó que tuvo un tío pastor de la Iglesia Evangélica. Cuando éste falleció, en el sepelio en donde era llevado su cuerpo en carrozas con cuatro caballos, el pastor pronunció palabras de despedida: “Llevar el Evangelio es llevar una antorcha, una luz”. Preguntó el Pastor: “¿Quién la va a llevar, ahora?”. Lorenzo, por dentro, se dijo: “Yo señor”. A partir de ese momento, Lorenzo esperó el momento de abocarse a la tarea.
En un Congreso Juvenil de la Iglesia Evangélica Bautista (al que comenzaron a concurrir por la cercanía del templo) sintió que había que salir a llevar el mensaje del Evangelio. Cuando terminó el Congreso le dijo a su esposa que es lo que había sentido, rompió en llanto y ese fue el mensaje para trabajar en el Evangelio”.
Una mujer brasileña que había concurrido al congreso le regaló pequeños textos del Evangelio. Lorenzo le dijo: “Desde este día los voy a bendecir”.
 Para este fin decidieron prepararse, capacitarse para evangelizar. Estudiaron cuatro años en el Seminario Internacional Teológico Bautista, entidad centenaria. Posteriormente, en Bahía Blanca fue reconocido y ordenado al Ministerio Pastoral Evangélico el 14 de noviembre de 1959.
 
Una vida construyendo templos
En Bahía Blanca estuvieron siete años, construyeron dos templos, nos narró Lorenzo.
Era poner en práctica la vocación, el llamado interés para ser pastor.
Lorenzo y Carmen llegaron a la capital neuquina el 16 de mayo de 1967 para nunca más partir. En sus inicios se alquiló un salón en la calle Rioja 36, y ese fue el origen de la Iglesia.
Cuando se dirigían a comprar el terreno en la calle Roca al 400 (en donde hoy está emplazada la Iglesia Bautista), hallaron arenales y yuyos. Quién iba a querer ir allí si eran puros médanos y arena.
Lorenzo recuerda que visitó estas tierras un misionero llamado Jorge Bowdler para hacer prosperar la obra. Así es que pudieron construir el templo y una pequeña casa detrás, en donde vivió Lorenzo con su familia durante 21 años. Posteriormente, vivieron 18 años en Diagonal España esquina Islas Malvinas y ya llevan nueve en su casa cercana a la Terminal de Ómnibus.
Desde ese lugar dio comienzo a obras misioneras en diversos lugares de la ciudad, como en los barrios Progreso, Belgrano y Limay, y de la provincia, el caso de las ciudades de Centenario, Plottier, Chos Malal, Cutral Co, Senillosa y Zapala.
Durante el tiempo en que duró la construcción de las represas de El Chocón y Planicie Banderita visitó los campamentos obreros y estableció una iglesia en la villa temporaria de El Chocón, e instaló en la misma al primer pastor obrero Daniel Casellas.
En diciembre de 1993 Lorenzo se acogió a los beneficios de la jubilación, había tenido el año anterior serios problemas de salud.
Posteriormente, y para no dejar de lado su fuerte vocación evangélica, comenzaron a trabajar en el barrio Limay en la Iglesia El Camino, ha atendido en acuerdo con Acción Social de la provincia, un comedor comunitario, que servían a más de 400 personas. Allí también se cumple con un programa de apoyo escolar, escuela de fútbol infantil, talleres de diversas índoles, como así también la escuela para padres y el Club de Abuelos Amigos de Jesús.
Durante la crisis del gobierno del presidente Raúl Alfonsín, en 1989, a pedido del entonces gobernador de la provincia Pedro Salvatori, presidió junto al obispo Jaime de Nevares, el Comité de Acción Solidaria (CAS), atendiendo comedores barriales para mas de 8 mil personas, durante cuatro meses.
Fue miembro del CAESYP,  como comité de apoyo a la gestión del ejecutivo municipal, durante la primera gestión de Horacio Quiroga
Tiene su programa radial diario, “El Camino a la Cumbre”, en donde transmite los mensajes evangélicos, hace diez años.
En el orden nacional, fue presidente de la Convención Evangélica Bautista Argentina, en el periodo 1982-1984, y varias veces vicepresidente. Fue presidente de Misión a Guinea Ecuatorial (MAGE) y Misión Argentina Interdenominacional a las Naciones (MAIN).
También fue, en el orden internacional, vicepresidente de la Alianza Bautista Mundial (ABM), entre 1985 y 1990.
 
Pastor Juan Pluis, el auto bíblico
En Neuquén hay una calle con el nombre pastor Pluis, imposición que auspiciara el Pastor Lorenzo a partir de sentirse movilizado por la historia de su predecesor.
Pluis llegó a estas tierras en un auto cargado de biblias. Cruzaron el río Neuquén mediante la balsa, pues aún no estaba construido el puente carretero. Al momento de pasar por debajo de las vías, la altura del vehículo se excedía del máximo posible, tuvieron que cavar el suelo para poder franquearlo.
Con su esposa y sus hijas, Pluis se estableció en la calle San Martín al 400. Allí comenzó a trabajar el Evangelio, realizaban reuniones bajo un árbol y las hijas del pastor tocaban instrumentos que acompañaban las ceremonias religiosas.
Como aún no había en la capital escuelas secundarias, el pastor y su familia regresaron a Tres Arroyos.
 
Los evangélicos y la política
El pastor Lorenzo considera que el Evangelio es algo para compartir, ¿Por qué no aportar? En la Argentina hay una Ley de Cultos sancionada en épocas de la dictadura en donde las iglesias evangélicas debían inscribirse en el Registro Nacional de Cultos, con el objetivo de ser controlados.
Las iglesias pidieron la derogación, sin resultados hasta el presente. Por su parte, los evangélicos consideran que no deben estar dependiendo del Estado como la Iglesia Católica. Por ello es que la habilidad de los políticos era que les ofrecían a los evangélicos muchas cosas, porque consideran que tienen gran cantidad de votos. En ese sentido, Lorenzo considera que la política está mezclada con el Evangelio porque el político quiere aprovechar sus votos, por interés económico.
Esta Iglesia desciende de Bautista: comenzaron a entender que Jesús había enseñado a bautizar a las personas que creían. Son Anabaptistas es decir rebautizados por inmersión.
 
Asociación Mutualista Evangélica Neuquina
En 1977 nació  la escuela de la Asociación Mutualista Evangélica Neuquina (AMEN). El pastor Lorenzo convocó a personas que trabajaron para servir a la comunidad de Neuquén. Es por ello que crearon una asociación mutual, instrumento legal, escuela, consultorios médicos.
En 1978 se abrió el Jardín de Infantes “Amiguitos”, posteriormente primer grado y así sucesivamente, hasta crear el secundario. La primera directora de la escuela fue Beatriz Cobo.
Con orgullo el pastor continuó su relato. “El doctor Bisonni fue el primer médico terapista de esta ciudad. Llegó a Neuquén en la década del 60, había ganado un concurso en el Hospital Neuquén. Acá no había terapia, así fue que creó la terapia intensiva con otros colegas. Además, fue el primer médico de AMEN, su director. Hizo de todo, hasta capacitó médicos. AMEN también fue el primer servicio de emergencias, con el primer plantel de paramédicos formados en Neuquén por Bisonni. A partir de la obtención de la primera ambulancia, el servicio recorría la ciudad.
Con un numeroso grupo de jóvenes de la iglesia local ha realizado trabajos como campamentos de verano en las comunidades indígenas, construcción de camas para el albergue en Lonco Luan, acueducto para proveer de agua potable a la escuela, programas sanitarios con la comunidad, entre otras iniciativas.
 
Amplia trayectoria
El pastor Lorenzo realizó en la capital neuquina y en todo el país una vasta labor imposible de detallar. Fue presidente de las iglesias evangélicas del país, vicepresidente de la Alianza Bautista Mundial, fue nombrado Vecino Ilustre en noviembre de 2010, fue  misionero en África, entre otras actividades.
 Esta es la vida de un pastor emérito, secundado por su familia, que llegó a estas tierras con el sueño evangélico de cumplir con la palabra de Dios. Prohibido decir: “No tenemos, porque tenemos un Dios muy grande”.  Pero fundamentalmente hay que destacar, su legado cultural y religioso imposible de borrar de la comunidad neuquina.



Accesos Rápidos
Registrarse
La Mañana Cipolletti
La Mañana Cutral Co
LU5 AM 600
Recorre tu Ciudad
Video Columna
Deje su carta de lectores
Buscomotores
Viaprop
La Mañana Cipolletti
La Mañana Cutral Co