Seguinos en:  
RSS Registrarse Twitter Facebook
Noticias
21-04-201301:30| Opiniones |OPINIóN: LA SEMANA EN NEUQUéN   
En Neuquén se vuelve a hablar de política
El anuncio del adelantamiento de las elecciones a concejales cambió el escenario de la ciudad. Los partidos conforman sus listas y trabajan contrarreloj para el primer test electoral del año.
  Comentá  |   Imprimir  |   Enviar  |  

Horacio Quiroga anunció el adelantamiento de las elecciones municipales para el 30 de junio y volvió a poner a la política en el principal tema de agenda de los neuquinos.
Como se dice en la jerga de la calle, el intendente de la capital pegó primero, aunque en los fundamentos para correr los comicios que renovarán el Concejo Deliberante sostuvo que es estéril estirar cuatro meses la actividad legislativa teniendo en cuenta que de lo único que se hablará en Neuquén es de política y se actuará en consecuencia. En buen romance, lo que reconoce el líder de Nuevo Compromiso Neuquino es que ninguno de los proyectos que envíe el Ejecutivo al edificio de la calle Leloir tendrá el visto bueno de los ediles, puesto que la fuerza que lidera no tiene mayoría propia y será muy difícil construirla a través de alianzas y consensos en un año en el que todos estarán buscando de alguna manera la forma de llevar agua para su molino.
En sus tres gestiones de intendente, Quiroga nunca tuvo la mayoría que quería para poder gobernar sin sobresaltos. Esta es la primera vez que tiene la posibilidad de lograrla porque su partido es nuevo y prácticamente no pone en juego las bancas que otras fuerzas políticas lo harán.
Sólo un concejal (Leandro López) arriesga su asiento en el recinto por lo que tiene más para ganar que para perder.
Sin embargo, sabe que en la construcción de la lista para concejales necesita contar con el apoyo de algún partido más para enfrentar esta nueva batalla electoral sin mayores sobresaltos. Por estos días, esa construcción está orientada a sus socios del ARI que le podrían aportar algunos puntos a los que ya tiene asegurados, aunque si no se lograra reafirmar esa alianza competirá con lo que tiene. El resto de los candidatos para los primeros lugares podrían ser extra partidarios.
 
Corridas
Aunque era algo de esperar, la noticia del adelantamiento de las elecciones cayó como un baldazo de agua fría en las filas del MPN,  la primera minoría del Concejo, debido a los tiempos acotados que tiene el partido provincial, teniendo en cuenta que debe convocar a elecciones internas obligatorias antes de presentar una lista para los comicios.
La Carta Orgánica del MPN obliga a la interna y por eso la primera medida que se tomó fue fijar para el 12 de mayo las elecciones partidarias. En el poco tiempo que queda se intentará llegar a una lista de consenso con los principales referentes. Caso contrario, se dirimirán las diferencias con el lema (no siempre cumplido) de que el que gana lidera y el que pierde acompaña.
La confección de la lista de candidatos en  últimas elecciones a intendente no es un buen recuerdo para el partido provincial. Se intentó evitar la interna con una boleta de unidad que no terminó conformando a nadie. El resultado en aquella oportunidad terminó favoreciendo a Quiroga.
Por lo pronto, unas veinte listas reservaron un color para la competencia, aunque se estima que luego de las posibles alianzas que se ensayen terminarán quedando no más de dos o tres con posibilidades reales de ganar en caso de que la interna sea inevitable.
En el resto de las fuerzas políticas el panorama es todavía incierto. El justicialismo neuquino, dividido entre quienes apoyan y rechazan las políticas del gobierno nacional, todavía no cuenta con los candidatos y parece estar más concentrado en las legislativas nacionales de octubre que en la renovación del Concejo Deliberante.
UNE, otra de las fuerzas provinciales que supo tener protagonismo, vive por estos días una realidad compleja debido a la feroz interna dentro del partido y del sindicalismo estatal que lo debilitó de tal manera que son pocos los que se animan a plantear un futuro esperanzador para los próximos comicios.
El resto de las fuerzas con menor penetración en el electorado neuquino intentarán algunas alianzas y buscarán las estrategias para sobrevivir a una elección que, por el momento, se anticipa polarizada entre Nuevo Compromiso Neuquino y el MPN.
Aunque quedan temas de la agenda neuquina aún sin resolver (el conflicto de ATEN, las negociaciones salariales con el resto de los gremios estatales y otras cuestiones vinculadas a la realidad económica provincial), la prioridad de los partidos serán las elecciones. Y una vez más, y por los próximos seis meses, en Neuquén sólo se hablará de política.