Seguinos en:  
RSS Registrarse Twitter Facebook
Noticias
07-03-201301:30| Policiales |   
Detienen a tres sospechosos por el asesinato en la chacra del intendente
Son jóvenes de entre 20 y 23 años oriundos de Senillosa, que habrían vendido la bomba de agua y la motosierra robadas en el predio. Se confirmó que la víctima era el cuidador, de 65 años.
  Comentá  |   Imprimir  |   Enviar  |  

Neuquén > La Policía detuvo a tres jóvenes –dos hermanastros y un amigo– por su presunta vinculación con el homicidio del cuidador de la chacra del intendente Hugo Moenne, de Senillosa.
Los tres quedaron bajo la lupa porque los elementos robados de la chacra fueron comercializados en la localidad, y hay testigos que los señalaron como responsables de las ventas.
La hipótesis más fuerte que manejan los investigadores sigue siendo que el crimen fue en ocasión de robo.
Fuentes policiales y judiciales identificaron a la víctima como Gerardo Enrique Felipe (65). Era amigo del jefe comunal, empleado del municipio y le faltaba poco para jubilarse. Vivía en una vivienda de material ubicada dentro del predio y de reducidas dimensiones.
El cuerpo fue hallado totalmente calcinado alrededor de las 15 del miércoles, dentro de esa vivienda que prendieron fuego los homicidas.
Albañiles que construían otra casa en la chacra del intendente fueron los primeros testigos del macabro hallazgo.
El predio está ubicado a dos kilómetros de Senillosa, en la comunidad Ragin Ko.
La investigación reveló que el hombre también fue atado de manos con cables y que recibió un golpe en un ojo. Producto del incendio en la casa, quedó el cobre como indicio de las ataduras.
Los detenidos, de entre 20 y 23 años, residen en Senillosa y están en la Comisaría 11. La aprehensión de uno de ellos se realizó durante la madrugada de ayer, mientras que los dos restantes fueron ubicados por la tarde. Ninguno se resistió.
Mientras los investigadores ayer reunían pruebas, parte del botín ya había sido recuperado.
“La bomba de agua que robaron la entregó la persona que la adquirió de buena fe, una vez que se enteró de lo que había pasado”, sostuvo una fuente policial.
En tanto, los bomberos de la Policía trataban de ubicar en un canal ubicado en la zona de Arroyito la motosierra, también denunciada como sustraída. La persona que la compró, la arrojó al enterarse del asesinato, pero luego avisó a la Policía.
Asimismo, los investigadores procuraban establecer si el celular robado a la víctima era el que encontraron en poder de uno de los sospechosos.
El cuerpo de la víctima fue sometido a la autopsia, pero debido a que estaba totalmente carbonizado, no se pudo establecer aún si el hombre estaba con vida antes de iniciarse el fuego.
El cuerpo, que apareció tirado en el piso y dentro de la casa donde el hombre vivía, exhibe un golpe en un ojo; y se descarta la utilización de armas blancas o de fuego. Se advirtió además que faltaba un bidón con combustible que tenía la víctima.