Seguinos en:  
RSS Registrarse Twitter Facebook
Noticias
07-02-201309:25| Policiales |   
Tucumán: denuncian a policías por abuso y golpes a una pareja
Policías de civil detuvieron a una pareja; se apoderaron de sus pertenencias y les exigieron pago de coimas para liberarlos. Los efectivos fueron acusados de apremios, robo, abuso sexual y privación ilegítima de la libertad.
  Comentá  |   Imprimir  |   Enviar  |  

San Miguel de Tucumán.- La provincia de Tucumán se vio sorprendida ayer por un escándalo dentro de las filas de la Policía, luego de una grave denuncia elevada por una pareja de jóvenes.

Según relataron Franco Massian (27) y su pareja, Patricia Salas (24), vivieron momentos dramáticos la madrugada del domingo cuando fueron interceptados a la salida de un boliche por policías vestidos de civil que se movilizaban en motos particulares.

"Veníamos en mi auto cuando los policías nos interceptaron. Nos pidieron que bajemos. Decían que nosotros estábamos haciendo picadas. Yo les pedí que esperaran un momento, porque el auto tiene inconvenientes mecánicos para cortar el contacto del arranque", explicó Franco.

Instantes después llegó un patrullero, en el que el hombre fue llevado a la Comisaría 13. Mientras tanto, Patricia fue retenida en el lugar por los efectivos. "Quedate piola que vamos a arreglar con la flaca, me dijeron. Yo estaba desesperado. Entonces, me tiraron al piso y comenzaron a golpearme", recordó Franco. "Me decían que me iban a hacer una causa por cualquier cosa", agregó.

Por su parte, la joven contó los momentos de angustia que sufrió cuando la separaron de su novio. "Me subieron al auto y comenzaron a dar vueltas. Me dijeron que si quería que liberaran a mi marido, ya sabía cómo tenía que pagarles. Me manosearon y me golpearon", relató la joven.

En ese momento, los policías que estaban perpetrando el abuso recibieron la orden de que se dirigieran a la comisaría. Al llegar, Patricia pudo observar que Franco era sometido a una terrible golpiza. Entonces, se abalanzó sobre él para detener la agresión de los uniformados.

"También en la comisaría insistían con llevarme a un cuarto. Me amenazaron constantemente y me golpearon", precisó la mujer. De acuerdo con la denuncia, los efectivos se apoderaron de la billetera de Franco y de los celulares. De esta manera se contactaron con los padres de Franco, quienes llegaron a la comisaría.

"A mis padres les pidieron una coima de mil pesos, también se quedaron con mi plata (1200 pesos) y nuestros teléfonos", dijo Franco, y agregó: "Cuando nos íbamos nos dijeron que tuviéramos cuidado, porque tenían nuestros números de teléfono".

Cuando quisieron radicar la denuncia en la misma sede policial, el personal de guardia se negó a dejar asentado lo sucedido. Por ese motivo, las víctimas se contactaron con Lita Alberstein, secretaria de DD.HH. quien con la ayuda del abogado Mario Poggio (Director del Observatorio Jurídico de la CTA), decidieron hacer la denuncia en la Fiscalía X, a cargo de Guillermo Herrera.

"La causa fue caratulada como abuso sexual simple, privación ilegítima de la libertad, apremios ilegales, incumplimiento de deberes de funcionario público y robo", detalló Poggio.

Por su parte, Alberstein dijo: "Hay que terminar con estos mecanismos mafiosos para recaudar. Mañana (por hoy) vamos a presentar un escrito en el Ministerio de Seguridad para pedir que separen a los responsables de la comisaría y al personal que estuvo de guardia esa madrugada".