Seguinos en:  
RSS Registrarse Twitter Facebook
Noticias
23-02-201301:30| Policiales |   
Violencia de género: otro caso terminó con una mujer asesinada por su pareja
Ocurrió ayer pasada la medianoche en el barrio Belén. La víctima, de 39 años, fue apuñalada delante de sus hijos. Ya había denunciado al agresor por violencia ante la Justicia y la Policía.
  Comentá  |   Imprimir  |   Enviar  |  

El sospechoso del asesinato fue detenido por la Policía. Estaba en bermudas, ojotas, el torso desnundo y las manos cubiertas de sangre.
 
Neuquén >
De nada sirvieron las denuncias que había hecho ante la Justicia y la Policía. Ayer a la madrugada, Mónica Beatriz Arambuena (39), una mujer que sufría violencia de género, fue asesinada por su pareja. El hombre, al que más de una vez había señalado como su agresor, tomó un cuchillo, le dio una puñalada delante de sus hijos y la dejó agonizando sobre el piso de la precaria vivienda en la que vivía.
El asesinato, que puso al descubierto una vez más la desprotección en la que están inmersas las mujeres que padecen violencia de género, ocurrió en el barrio Belén. No era la primera vez que el sospechoso atacaba a su concubina, ya que tenía antecedentes. “Es la crónica de una muerte anunciada”, advirtieron las fuentes judiciales consultadas.
“A la señora se la veía siempre con los ojos morados”, dijo ayer una joven de 20 años que la conocía de verla cuando la mujer iba a comprar a una despensa del barrio. “Cada vez que peleaban venía a buscar ayuda para que llamemos a los milicos”, contó otra joven vecina.
La noche del crimen se escucharon los gritos de la pareja. Todo comenzó con una discusión y en la que la ingesta de alcohol no estuvo ausente. “Los dos estaban alcoholizados”, dijeron fuentes policiales y judiciales. Discutían en el comedor, delante de dos hijos de la víctima de 11 y 13 años.  En medio de la pelea, el agresor tomó un cuchillo y le asestó una certera puñalada en el corazón. Tenía otra herida cortante pero, a criterio de los investigadores judiciales, no fue la letal.
El hecho ocurrió alrededor de las 00.25 de ayer en una precaria casa ubicada en la manzana T, lote 3, frente a la Escuela 348.
Vecinos que escucharon los gritos de la mujer llamaron a la Policía, que al llegar encontró a la víctima tendida en el piso del comedor. “No murió en el acto”, aclaró el comisario Jorge Riffo, que participó del procedimiento.
Indicó que personal del hospital Castro Rendón comunicó su deceso alrededor de la 1.30 de la madrugada. Antes había sido asistida en el Heller, donde llegó en una ambulancia que personal de la Comisaría 18 había pedido.
El comisario precisó que a 300 metros de la casa detuvieron el agresor. Iba con el torso desnudo, un par de ojotas y una bermuda. Tenía las manos con sangre.
Al escapar, uno de los hijos de Mónica, el de 13 años, lo persiguió y le arrojó piedrazos, en un intento desesperado por alcanzarlo.
La remera que el sospechoso se sacó al huir de la casa fue hallada más tarde por la Policía al realizar una inspección ocular.
Lo que los efectivos no podían encontrar aún era el cuchillo que utilizó para matar a Mónica. Al detenerlo no lo tenía con él. Tampoco lo encontraron en el trayecto que va de la casa hasta el lugar donde lo interceptaron.
El hombre quedó detenido en la Comisaría 18. Ayer por la tarde iba a ser trasladado hasta el Juzgado de Instrucción 5, a cargo de Marcelo Benavides, para ser indagado.
En tanto el fiscal de Graves Atentados contra las Personas, Maximiliano Breide Obeid, evalúa la figura de femicidio para avanzar en la causa.
“Es un caso complejo con un desenlace fatal”, dijo Fernanda Ortiz Luna, referente del Ministerio de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo, ámbito de aplicación de la Ley de Violencia Familiar. Confirmó que en el caso hay antecedentes de violencia familiar pero que no son recientes. Las dos denuncias radicadas en el Juzgado de Familia Tres fueron archivadas: en febrero de 2007 y en enero de 2008.  Incluso dijo que se archivó una causa de protección de los derechos hacia los hijos de la mujer, en diciembre de 2012.
Además aseguró que no había vigente una orden de restricción ni causa en trámite de violencia familiar. Hasta mediados de 2011, comentó que un equipo de profesionales del Servicio de Violencia Familiar intervino en el caso y no pudo continuar porque surgieron dificultades en el camino para sostener los tratamientos.
“Evidentemente no fue suficiente todo lo que se hizo y fallamos porque esta persona murió, pero esto no significa que desde el Estado no se haya hecho nada ni que otros equipos no hayan seguido trabajando", planteó.  
La Policía tiene registros de una denuncia de la mujer en la Comisaría 18, en 2010, por amenazas y lesiones.



Notas Relacionadas
1- Muertes que podrían evitarse

Accesos Rápidos
Registrarse
La Mañana Cipolletti
La Mañana Cutral Co
LU5 AM 600
Recorre tu Ciudad
Video Columna
Deje su carta de lectores
Links
LU5 AM 600
Bodega Familia Schroeder
Buscomotores
Viaprop