Seguinos en:  
Noticias
31-07-201101:30| Regionales |   
El Oeste, crudo y marginal
La periferia de ese sector capitalino carece de planificación. Los vecinos se cuelgan de la luz, no tienen gas ni recolección de basura.
  Comentá  |   Imprimir  |   Enviar  |  

(Omar Novoa)

Por ROMINA ZANELLATO

Los barrios más postergados son  Hipódromo, Los Hornitos, la Cuenca XVI, toma Esfuerzo y Almafuerte.
 
Neuquén >
En el extremo oeste de la ciudad se vive de una manera muy distinta a las zonas residenciales. Fuera del radio del populoso San Lorenzo y Gran Neuquén, las periferias del Oeste muestran una marginalidad extrema que, en buena medida, va a la par de la falta de planificación urbana sobre el crecimiento poblacional.
Calles de tierra con pozos para los autos, los charcos de líquidos cloacales, la falta de alumbrado público, la basura por todos lados, los perros vagabundos, la escasa delimitación de las calles y lotes son algunos de los malestares cotidianos que le suma exclusión a los barrios más empobrecidos de la ciudad.
Muchos de ellos comenzaron como tomas hace años atrás, pero hoy están regularizados con tenencias precarias. La mayoría tiene las plataformas de cemento hechas por la Provincia y algunos, de a poco, construyeron sus casas de material; otros aún viven en casillas de madera y chapa al lado de las bases de su futura vivienda.
Al transitar por el Oeste, la diferencia es notable luego de cruzar Necochea, si se va por Pérez Novella, luego de la playa de maniobras de los colectivos y de la Escuela Nº 311 comienzan los barrios Hipódromo, Los Hornitos, la Cuenca XVI, toma Esfuerzo y Almafuerte, entre otros.
En todos estos sectores, que significarán unas 40 cuadras más al noroeste desde Necochea viven al menos 600 familias, jóvenes en su mayoría. Los niños corren por las calles durante el día, aunque de noche circula poca gente y es peligroso. Las casas son de cartón y chapa, tienen muchos perros, gatos y gallinas. Por ahí no pasa el camión recolector de basura ni la Policía. Sólo por la calle 4 de Los Hornitos pasa una línea de colectivo, la 6.
"Lo que más nos hace falta es el alumbrado público porque de noche esto es tierra de nadie", coincidieron varias vecinas de la zona, madres preocupadas en su mayoría.
 
¿Servicios?
Sólo el barrio Hipódromo tiene luz en las calles, el que está más organizado. También tiene numeradas las cuadras, tienen gas y cloacas. Todos los que están alrededor no.
"Cuando nos entregaron las tenencias precarias y las plataformas de cada familia, hace más de un año, nos dijeron que con esos papeles podíamos ir a tramitar la luz pero no se puede, se necesita tener la escritura y estamos muy lejos de eso", comentó Enrique, que vive en la Calle 1, que sería la continuación de Pérez Novella.
De un lado de la calle hay luz y del otro sólo se ven decenas de cables más finitos que cuelgan y se entremezclan entre sí, sostenidos por improvisados postes de madera que llevan la electricidad desde el barrio de al lado. Funcionarios de Provincia aseguran que sí se puede tramitar la luz aunque algunos no lo hacen y siguen colgados de la red.
La telaraña de cables que cuelgan por el aire es un paisaje característico de estos barrios. "Nosotros juntamos firmas para reclamar que se cumpla eso que nos dijeron, que podíamos tener luz con los papeles que nos dieron, pero no nos dieron bola. Así que nos colgamos. Nosotros somos cinco vecinos colgados de un mismo cable, no podemos usar demasiado porque no tenemos potencia, lo justo y necesario", comentaron Leonardo y Claudia, quienes viven con su pequeña hija.
Para ellos, como para la mayoría de sus vecinos, no es la luz propia lo que más les preocupa, es la de la calle. "Esto de noche es muy oscuro, es un peligro", dice Leonardo. Mientras, Ana cruzaba por un zanjón con una cerveza recién comprada en el barrio de al lado: "Después de las 22 no salgo. No hay nada de luz, es muy peligroso. Por acá la policía no anda, sólo viene cuando pasó algo grave y pasan rápido. Cada cual se tiene que cuidar solo, como puede. A mi casa no la dejo sola ni de día ni de noche porque ya me robaron dos veces", señaló la mujer.
Para Claudia, otra madre soltera de Los Hornitos, las precauciones son mayores, ella no sale a partir de las 19 pero, según explicó, uno de los problemas más grandes es la falta de gas. "La leña se acaba muy rápido y la garrafa es muy cara si no podés ir a buscarla a los lugares que la venden más barata", dice. Sin embargo, la posibilidad de tener gas es una ilusión muy lejana para estas personas. "Si tener luz en la calle parece imposible no nos podemos imaginar el gas", dijo Leonardo.
Para los vecinos Alejandra y su familia, en esos estados de abandono la gente se tiene que organizar entre ella. "Nosotros nos vigilamos entre vecinos, nos avisamos si uno sale para estar al tanto, en esta cuadra por lo menos somos todos buena gente, de fe, vamos a la Iglesia, nos apoyamos entre sí", señaló.
A partir de Necochea, la barda y las calles son un solo basural. En las tomas donde no llega el camión de recolección, en cada esquina hay amontonamiento de desechos y en los zanjones se junta la basura del barrio. Además de los que van a tirarla ahí, se suma lo que trae el viento.
El olor es nauseabundo. Los niños juegan y corren por los terrenos que no tienen límites formales, en contacto directo con los animales salvajes y los desechos que hay por todos lados.
Entre esta nueva toma se ve una casilla quemada. La quemaron porque ahí se juntaban chicos de otros barrios a drogarse y causaban problemas. "Mientras no estaban se quemó la casilla y se solucionó el problema", comentó un vecino de la zona.



Notas Relacionadas
1- La situación de las tierras del sector...
Lo que hay que saber
    Un hombre murió atropellado al...
    La Justicia cambió la sentencia...
    Destinan más combustibles a la...
    Abrió Cerro Bayo y los...
    Lamela le dio la primera alegría
    Los diputados aún no usan el...
Ranking de notas
Más Leidas Más comentadas

Accesos Rápidos
Registrarse
La Mañana Cipolletti
LU5 AM 600
Recorre tu Ciudad
Video Columna
Guía de espectáculos
Links
LU5 AM 600
Bodega Familia Schroeder
Buscomotores
Viaprop