Home 
|
 Secciones 
|
 Clasificados 
|
 Multimedia 
|
 Ediciones  
|
 Servicios 
|
 Juegos 
|
 Suplementos 
|
 Contáctenos 
- Actualizado: 21:21     FAVORITOS  Agregar como Pág. de Inicio 
  LMN Avanzado

 Noticias
  Imprimir   |      Enviar a un Amigo   |     
 21.11.2010| Edicion Impresa| Sociedad| 
Crecen los casos de abuso sexual infantil en Neuquén
En los primeros seis meses del año fueron 40 las situaciones recibidas por la Línea 102 del Servicio de Pediatría del hospital Castro Rendón. Casi la mitad de los abusos fueron protagonizados por alguien del entorno familiar de la víctima.
Por PABLO MONTANARO

El 74 por ciento de las víctimas tenía entre 5 y 12 años; 13 por ciento de 0 a 4 años y otro 13 por ciento entre 13 y 18 años.
 
Neuquén > En el primer semestre del año, un total de 40 situaciones de abuso sexual fue recepcionado a través de la Línea 102 por el Equipo de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil del hospital Castro Rendón, siendo las víctimas niños, niñas y adolescentes.
El informe al que tuvo acceso este diario indica que 27 correspondieron a mujeres y 13 a varones. Respecto a las edades de las víctimas, el 74 por ciento (30) tenía entre 5 y 12 años; 13 por ciento de 0 a 4 años y otro 13 por ciento entre 13 y 18 años. En el 79 por ciento de los casos (32), los niños y adolescentes víctimas de la situación de abuso son residentes de Neuquén capital y el resto de Senillosa (2), Centenario (2), Cutral Co (2), Aluminé (1) y El Chocón (1).
Mónica Belli, integrante del equipo, resaltó la preocupación por el incremento de las situaciones de abuso sexual infantil registradas en los primeros seis meses de este año, en comparación con el total de 2009 que fue de 58.
“A las situaciones que se judicializan se suman aquellas de alta sospecha, que en general tienen que ver con niños y niñas muy pequeños que presentan algún tipo de lesión ‘sospechosa’ pero no determinante, o aquellos que tienen un relato acotado porque no saben aún expresarse ni entienden lo que les ocurre. Y las situaciones de niñas, adolescentes de 12 años y más que se embarazan pero no denuncian el abuso y hablan de novios fantasmas que sólo vieron una vez. En general el abusador es el padre o padrastro y la está amenazando”, explicó la especialista.
Por otra parte, comentó que la última semana “tuvimos más de 30 llamados nuevos a la línea por situaciones de maltrato y abuso sexual”.
Una de las características de este tipo de violencia sexual es que en el 45 por ciento de las situaciones registradas por la Línea 102, los agresores son personas del entorno familiar (padres, padrastros, tíos, abuelos, hermanos mayores) y el 21 por ciento son conocidos de la víctima y que, según Belli, “en realidad son pedófilos que se acercan a las familias con niños carenciados y ofrecen favores para ganarse la confianza y de esta manera acceder a los niños”.
Además, el informe presenta que en los primeros seis meses del año hubo dos situaciones de explotación sexual infantil y cinco situaciones donde no existen datos del victimario. “Cuando señalamos ‘sin datos del victimario’ nos estamos refiriendo a que llegamos al diagnóstico por alguna enfermedad de transmisión sexual que tienen las niñas pero no dicen quienes fueron sus agresores. Son víctimas que están amenazadas y sufren extorsiones. Por experiencia sabemos que el agresor es alguien cercano a la víctima”, precisó.
 
Críticas
“El abuso en la infancia provoca una herida psíquica con consecuencias debastadoras si no se tratan y aun tratándolo la marca psíquica no se borra, es de muy difícil elaboración”, afirmó Mónica Belli.
Por eso criticó la falta de una política pública y de un presupuesto acorde para proteger a la infancia. “Para prevenir hay que concientizar y educar, y ante las situaciones concretas dar respuestas acordes a la gravedad de la problemática”.
Destacó que la reciente declaración de inconstitucionalidad de la figura del querellante de la Defensoría del Niño y del Adolescente en casos en los que hubiera niños y adolescentes víctimas de delitos contra la integridad sexual por parte de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal de la provincia determina que “es en estas circunstancias donde la Convención sobre los Derechos del Niño debe marcar la diferencia,  adecuando las antiguas normas y códigos al interés superior del niño y a su derecho de ser defendido cuando es víctima, para que no sea nuevamente victimizado ni tampoco otros niños vivan la misma experiencia traumática producto de que ningún adulto es sancionado cuando perpetra delitos aberrantes contra los niños. Los derechos del imputado prevalecen sobre los derechos de los niños y se pretende que ellos con su corta edad puedan responder con relatos y pruebas como si fueran adultos, desconociéndose su condición de niños”.
Por eso, hizo hincapié en que todo lo traumático que le sucede a un niño víctima de maltrato o de abuso sexual “impacta en su desarrollo futuro y mutila sus capacidades, capacidades que deberían poder desarrollar si adversidades tempranas se hubieran evitado”.

Identidad aniquilada

Por JUANA BEREZIN de GUITER (*)

El abuso sexual infantil es el compromiso de un niño inmaduro y dependiente en actividades sexuales que no comprende y para las cuales no está capacitado para dar su consentimiento.
Al transformarse en acciones reiteradas constituyen traumas que perturban la evolución psicosexual del niño. Someter a un niño a repetidos estímulos erogeneizantes (visuales, táctiles o auditivos) para los cuales ni psíquica ni biológicamente está preparado para procesar, implica un factor de riesgo importante para su futuro como persona. 
¿Qué siente el niño abusado? Un pequeño abusado experimenta una mezcla de sensaciones (placer-culpa) y sentimientos de mucha confusión por tener que soportar semejante tensión erógena, ante un contacto invasivo que no puede resistir. No entiende qué le está pasando y no se anima a decir que no.
Para los psicoanalistas, todo abuso sexual es siempre incestuoso, sea quien fuere el abusador. Se trata de la proyección de la triangularidad edípica. Para el inconsciente del chico, todo adulto mayor representa al padre o a la madre. Es una figura sustitutiva a cuya “autoridad” la víctima se somete.
En cuanto al padre abusador, se infiere que algo le pasó en la vida para que le guste una nena en lugar de una mujer. Lo que se comprueba siempre es que él ha sufrido algún tipo de estimulación erógena de niño, lo que impidió la madurez de su evolución sexual. Es algo que se repite inconcientemente. Se forman cadenas de abusadores, tal como ocurre con los golpeadores. Por eso, el objetivo del tratamiento radica en la interrupción del ciclo del abuso intergeneracional.
Todo abuso sexual infantil es una intromisión distorsionante en la fundación del psiquismo de la víctima. Frente al abuso de su progenitor, y para encontrar alivio, el niño debe recurrir a mecanismos psíquicos de autoprotección. Necesita disociar esa imagen de “malo, destructor”, que lo maltrata, con la otra de “bueno, protector”, que lo nutre. Pero crecer con estas dos percepciones aniquila su identidad.
 
(*) Psicoanalista especializada en maltrato infantil y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).
 
   Enviar a un Amigo
 
Seguinos en:
Facebook
Twitter
RSS
Lo que hay que saber
    Envían un colectivo para que...
    El cuidado del río, en los...
    Cristina propuso "diálogo...
    Sapag, satisfecho con la...
    Murió el joven que había sido...
    Centro Español volvió a sufrir en...

Ranking de notas
Más Leidas Más comentadas
 
Accesos Rápidos
Juego del Día
La Mañana Cipolletti
LU5 AM 600
Recorre tu Ciudad
Video Columna
 
Guía de espectáculos
Cine
Teatro
Recitales
Videos
 
Links
LU5 AM 600
Bodega Familia Schroeder
Neuquén - Fotheringham 445 - Teléfono 4490400
Copyright © 2002-2010 - lmneuquen.com.ar - Todos los derechos reservados